lunes, 28 de agosto de 2017

Shadow of Mordor

Steam es una de esas maravillas que permiten que de vez en cuando nos hagamos con juegos interesantes por precios más que atractivos. No he sido un jugador muy activo en los últimos años entre otras cosas porque soy usuario de OS X la mayor parte del tiempo. Pero ahora tengo un portátil PC con el que puedo retomar la vertiente jugona...

Una de mis últimas adquisiciones: Shadow of Mordor

Es un juego de esos de explorar un mundo abierto basado en el Señor de los Anillo (pasas el tiempo matando arcos...). El juego en si no es tremendamente complicado. Si bien me encuentro atascado al 33% del progreso (hay una parte lineal) y me estoy dedicando a subir de nivel todas y cada una de las habilidades que no tienen como requisito avanzar en la historia. Mi plan es hacerme todo lo fuerte que pueda para tumbar al enemigo que me impide el paso: "El Martillo". Es un orco que por parámetros de misión me tiene limitado a un área pequeña y a baja altura. No me deja hacer mis escaramuzas saliendo corriendo en una dirección y llegando de otra con una lluvia de flechas en la cabeza de los esbirros que tiene alrededor. Pero ya me queda poco por subir y sigue siendo un tío un tanto duro.

El cansino del 33%...

Tras un mes sin tocarlo, me parece que voy a tener que repasar un poco qué cosas puedo hacer porque ayer hubieron ondanadas de ostias repartidas por mi personaje que no tengo muy claro de donde venían... y sería interesante saber repetir esos momentos a lo Dragon Ball que me dejan de pie sólo cuando estoy rodeado de orcos.

Una de las cosas más curiosas es el sistema de némesis que tiene el juego. Por historia, el personaje principal no puede morir... bueno... si puede morir... de hecho puede morir muchas veces. Cuando te matan vuelves. Pero es malo que te maten porque quien te mata sube de nivel. Por eso es mejor no dejar que los enemigos crezcan hoy para que no te den problemas mañana. Pero se ve que algunos enemigos también hacen lo mismo. El efecto "no estaba muerto, estaba de parranda" hace que algunos de los orcos que vas matando vuelvan con heridas (creo que he visto a uno con una plancha de hierro en el cráneo) y cada vez más feos y más agresivos... con menos debilidades. Por ejemplo, matas a uno a flechazos en la distancia y la próxima vez es inmune a los ataques a distancia.

"Os traigo amor..."

Supongo que esta semana conseguiré llegar al nivel más alto disponible y tendré que empezar a practicar el "poner cera, pulir cera" correspondiente para acabar con el susodicho. Pero lo que viene detrás puede ser peor... si solo llevo un 33% del juego y me cuesta un enemigo...

En fin. En cuanto me canse de este volveremos al simulador de armarios... el juego al que mola jugar a oscuras y con auriculares... el juego con "modo pañal": Alien Isolation. Ya os contaré...

Lo mismo grabo un game play de esos como labor social... verme jugar taaan maaaaal lo mismo anima a alguien.

BONUS: El mac piensa que los orcos son o bien "arcos" o bien "oreos"...

No hay comentarios: